There were 84 press releases posted in the last 24 hours and 216,431 in the last 365 days.

¿Comprará el empresario Carlos Dorado un terreno en el metaverso?

Carlos Dorado y el Metaverso

Carlos Dorado y el Metaverso

“At Italbank we believe in traditional values: work, education, sports and entrepreneurship, as engines of wealth generation for society in general. If we manage, through this association with UCAB, to sow and train more successful entrepreneurs every day

Carlos Dorado - President Italbank International

En lo particular, "debido a mi edad y mi experiencia de vida, no estoy interesado en esta realidad, y encuentro formas más atractivas de invertir mi tiempo"

En la medida que haya mucha gente dispuesta a invertir e impulse la demanda, en la misma medida se irá consolidando como un producto demandable, hasta que llegue a tener un mercado estable y duradero”
— Carlos Dorado

MIAMI, FLORIDA, UNITED STATES, April 3, 2022 /EINPresswire.com/ -- El ‘boom’ inmobiliario en el metaverso promete nuevos modelos de negocios en un mercado cada vez más atractivo para los inversionistas. Adquirir terrenos con fines comerciales, educativos o de entretenimiento, parece ser la nueva apuesta de quienes buscan aprovechar estos ecosistemas digitales. Sobre el tema, hablamos con el empresario Carlos Dorado, presidente de Italbank y vicepresidente de Italcambio.

Como experto en el mundo de los negocios, mencionó el principio de la oferta y la demanda, en el cual un activo vale por el monto que alguien esté dispuesto a pagar, bien sea tangible o intangible, real o virtual.

«Después, yo agregaría otra variable, que es la expectativa del inversionista. En el sentido que, alguien invierte en un bien porque lo necesita o bien porque tiene expectativas de que es una buena inversión, y piensa que el día de mañana va a valer mucho más de lo que el pago«, explicó.

El nuevo mercado del metaverso se enfrenta a la demanda y al apetito o creencia de los inversores.

«Hasta ahora, el mundo virtual servía para educar, trabajar, jugar. Ahora, está entrando en la dimensión de socializar, pero a través de mundos virtuales. Claramente, este es un producto consumido por jóvenes, cuya influencia tecnológica virtual es muy fuerte, en comparación con la influencia física y tangible del medio ambiente histórico y tradicional», dijo Carlos Dorado.

Mediante las blockchain o toquenización, se crean mundo virtuales en el metaverso con el fin de comprar y vender activos intangibles que van desde los NFT hasta terrenos.

«¿Tendrá éxito?», se preguntó Carlos Dorado. «En la medida que haya mucha gente dispuesta a invertir e impulse la demanda, en la misma medida se irá consolidando como un producto demandable, hasta que llegue a tener un mercado estable y duradero».

Inversiones seguras

Los esfuerzos para garantizar que las inversiones sean seguras deben ser mayores, hasta el punto de evitar seguir alimentando las vulnerabilidades de estos ecosistemas.

Carlos Dorado considera que «tratándose de activos virtuales intangibles, que no te aportan ni te cubren ningún tipo de necesidad, más allá de la diversión y el ego; va a depender del apetitivo (demanda) que despierte en el público, y las expectativas de que sea una buena inversión».

El problema de estos activos virtuales es que en el momento en que la demanda se desinfle, o deje de tener expectativas de suba, la inversión puede valer cero, advirtió.

«Y no es un problema de seguridad legal, ya que si algo tiene la tecnología de blockchain es que todo queda registrado y es automatizado. No es un problema legal, es un problema del atractivo del activo en sí», sentenció Carlos Dorado.

Un mundo listo

Todo parece que el metaverso estará poblado, donde se podrá comprar o asistir a eventos deportivos o artísticos… ¿Estamos preparados para esta realidad o solo los países más desarrollados tienen la ventaja?

«A mí, me llama mucho la atención, la cantidad de comerciales que está habiendo últimamente en la televisión, sobre la ayuda psicológica on line. Si hay anuncios, es porque ya una demanda masiva que está consumiendo el producto», indicó.

No obstante, en criterio de Carlos Dorado, se debe ir más allá del análisis. «¿Por qué a pesar de que la gente tiene más tecnología, más diversión, más tiempo libre, también requiere más asistencia psicológica? ¿Por qué a pesar de todo se siente sola y deprimida?Como decía alguien: ‘Más filosofía y menos prosac’«.

Él no está interesado en esta realidad, ni mucho menos invertiría en comprar un terreno

Ahora, «los jóvenes nacieron y se criaron en otra realidad, donde están inmersos en estos mundos virtuales, horas y horas, llegando a extremos donde les cuesta distinguir entre lo virtual y lo real».

En el momento en que la tecnología «nos use a nosotros, en vez de usarla nosotros a ella, dejaremos de conocernos a nosotros mismos. Ya que los algoritmos creados a través de la Inteligencia Artificial (AI) con las computadoras cuánticas, nos conocerán mejor que nosotros mismos. Nos dirán qué es lo que nos gusta, qué tenemos que consumir, a dónde tenemos que viajar, qué tenemos que ver, con quién nos tendremos que casar, y hasta cómo deberán ser nuestro hijo. Una realidad y un mundo que, a mí particularmente, está muy lejos de lo que yo entiendo por vida y felicidad».

Los riegos

El también economista aseguró que en el mundo empresarial nunca se debe ir contra el viento, sino navegar a favor, aun y cuando no guste la dirección hacia donde lleve.

«¿Qué quiero decir con esto?», comentó. «Que puede llegar a constituirse en un producto de uso masivo, y que puede la misma expectativa de ganancias futuras, generar una gran demanda e impulsarla por esa misma expectativa».

Carlos Dorado considera que como inversionistas se debe estar atento a nuevas formas de inversión y aprovecharlas. «Pero de ahí, a creer en esos activos, ya es otra cosa completamente distinta».

-Cada vez que leo cosas como que Logan Welbaum, el fundador de Plai, según publicó Business Insider, entró en el metaverso a principios de 2021 y compró un terreno digital en Decentraland, fundado por dos argentinos que tiene un valor de mercado de casi 6.000 millones de dólares. Donde supuestamente pagó algo menos de 2.000 dólares en Mana, el token de Decentraland y hoy podría valer 40.000 dólares, un 1.900% más de lo que pagó en su día, basándose en precios de los terrenos próximos. Me pregunto: ¿Qué de real hay en todo esto? ¿Quién o quiénes serán las víctimas y los victimarios?

Carlos Dorado
Organizacion Italcambio
email us here